CELEBRACION DEL DÍA DEL SEMINARIO EN LA DIÓCESIS DE TAPACHULA

Por Manuel Pedraza Martínez

En el marco de la celebración del Domingo del Buen Pastor, como tradicionalmente se le conoce al IV domingo de Pascua, el pasado 25 de abril, se celebró, en las instalaciones del Seminario Menor, el Día del Seminario. La fiesta comenzó alrededor de las 8:30 de la mañana, cuando los primeros puestos de comida y antojitos abrieron sus puertas al público y el programa cultural comenzó; alumnos del Colegio Guadalupano Constancia y Trabajo y del Instituto Tapachula, mostraron muy gustosos sus talentos artísticos. También varios artistas de la región, degustaron al público con sus actuaciones.

Con una Eucaristía, presidida por Monseñor Leopoldo González, se engalanó esta fiesta alrededor de las doce y media del día. En ella concelebraron varios sacerdotes de la diócesis, se dio gracias a Dios y se pidió también por todos los seminaristas de la diócesis, para que Dios los ilumine y les de fortaleza para continuar, hasta terminar su formación.

Recordemos que el seminario es la institución Diocesana, en donde, se forman y estudian los próximos sacerdotes. Conversando con el Pbro. Isidro rector del seminario menor, dijo,- La misión del Seminario es formar a los futuros sacerdotes, a ejemplo, de Jesucristo Buen Pastor-.

El número aproximado de los seminaristas en la Diócesis es de 95, es por eso que el seminario hace muchos esfuerzos para la promoción de estos y otros jóvenes y adultos que buscan el sacramento del sacerdocio, para la gloria de Dios y la realización personal.

Como parte de los festejos del Día del Seminario, se organizaron también dos pequeños torneos, uno de basquetbol y uno de futbol. En el torneo de basquetbol, participaron señoritas de los grupos de varias parroquias de la Ciudad y de algunas comunidades cercanas, en donde el equipo de la parroquia del Señor de Esquipulas se consagró como campeón del Torneo del Día del Seminario; mientras tanto en el Torneo de Futbol varonil, el equipo ganador fue el de la comunidad de el triunfo, en una final muy reñida, al fin lograron que el marcador los favoreciera.

En este año, como en años anteriores, se convocó a un Concurso de Canto Vocacional, pero desgraciadamente no hubo la respuesta por parte de los coros de las distintas parroquias, esperemos que el próximo año haya mejor participación.

Esta fiesta nos recuerda nuestro compromiso que como laicos tenemos con el seminario, no solo en la parte de la oración sino también en el sostenimiento del seminario a nivel económico.

Oremos por las vocaciones.